✉️ hola@juguear.com        ✆ 605 339 731

Tabla curva Wobbel board

La tabla curva Wobbel es la mejor forma de desarrollar la motricidad global y la imaginación de tu peque.

La tabla curva es perfecta para practicar el equilibrio. Subiéndose a ella, tu hij@ descubrirá cómo funciona el movimiento de su cuerpo mientras se balancea de un lado al otro.

El dominio del equilibrio es una tarea importante en el desarrollo infantil. Desde bebés, empezamos intentando mantenernos sentados, pasando por el maravilloso proceso del gateo, para luego ya ponernos en pie y dar los primeros pasos.

La tabla curva Wobbel es un material perfecto en distintas etapas para favorecer este aprendizaje.

Jugando con la tabla curva según va creciendo

Cuando tu peque sea un bebé de pocos meses, lo podrás balancear suavemente con la tabla y se relajará recordando una sensación parecida a cuando era mecido suavemente mientras estaba en tu útero.

Cuando empiece a gatear, siempre bajo tu supervisión, descubrirá que puede moverse alrededor de la tabla, puede intentar ponerse de pie sujetándose en ella, querrá pasar por debajo, etc.

Alrededor del año o año y medio, cuando ya camine, le gustará sentarse encima de la tabla y mecerse suavemente. Le encantará encaramarse a ella para mirar el mundo desde más arriba, se divertirá bajando después arrastrando el culete como si fuera un pequeño tobogán o pasar por debajo arrastrándose.

Alrededor de los 2 años ya querrá ponerse de pie sobre ella, aunque todavía no será el momento de disfrutar plenamente de esto porque el equilibrio sobre dos piernas se consolida más adelante.

Pero con 2 años la motricidad global entra en una nueva etapa porque tu peque es ya capaz de controlar mucho mejor sus movimientos y ahora puede jugar a pasar por encima, por debajo, a hacer que es un puente para sus coches y mucho más.

A partir de los 3 años, ¡la tabla curva Wobbel se transforma bajo sus pies de forma mágica!

De los 3 años en adelante, tu hij@ puede usar la tabla curva como tabla de equilibrio e incluso puede usarla también para hacer yoga o otros ejercicios relacionados con la respiración y la conciencia del propio cuerpo.

Hacer equilibrio encima de una tabla curva es una sensación muy placentera y divertida, tanto para peques como para mayores, ¡te encantará si lo pruebas! Además ayuda a fortalecer sus músculos, a corregir posturas, a ser conscientes del centro del cuerpo, a respirar correctamente, etc.

Además la tabla curva es también perfecta como material de juego libre. Se transforma en una cocinita, en una tienda, en un parking, en una cuna, etc. ¡Todo es posible gracias a la imaginación de tu hij@!

Todo y la aparente sencillez de sus formas es un juguete complejo que ofrece infinidad de posibilidades de juego con el que tu peque disfrutará durante muchos años, ¡te lo aseguramos!

Updating…
  • No hay productos en el carrito.