The wishlist name can't be left blank

Tablas curvas

Fijar Dirección Descendente

5 productos

por página
  1. 145,00 €
  2. 145,00 €
  3. 145,00 €
  4. 145,00 €
    Agotado
  5. 105,00 €
    Agotado
Fijar Dirección Descendente

5 productos

por página

Tabla curva

Si te has preguntado alguna vez la tabla curva para qué sirve, nos disponemos a resolver todas tus dudas y explicarte por qué la tabla Wobbel se está convirtiendo en el mejor regalo para niños y niñas.

Con la tabla curva de madera natural Wobbel, los niños y niñas potenciarán las áreas del cerebro que intervienen en el mantenimiento del equilibrio. Y es que, en el momento se suban a la tabla Wobbel, los niños han de balancear su cuerpo y reequilibrar su peso para evitar caer, poniendo a trabajar todas sus habilidades y capacidades.

Por su diseño, la tabla curva Wobbel se convierte en un tablero de equilibrio ideal, con el que estimular la creatividad e imaginación de los niños, al tiempo que favorecen sus capacidades neurológicas, motoras y cognitivas.

La tabla curva Wobbel, pese a su diseño aparentemente sencillo, tiene un sinfín de posibilidades de uso. Bien solo o acompañado, el niño que se sube a una tabla curva madera Wobbel se lo pasa en grande.

De pie, tumbado, sentado… el balanceo que proporciona la tabla Wobbel genera una experiencia muy positiva y divertida en los pequeños, que no querrán bajarse de la tabla de madera.

Al mismo tiempo, supone un ejercicio de lo más interesante y beneficioso, ya que fomenta el aprendizaje libre, experimental y consciente. Además de potenciar el equilibrio y la motricidad, también favorece aspectos tan importantes como la confianza y la autoestima de los pequeños.

Además, la tabla Wobbel ha sido recomendada por expertos de la salud, como fisioterapeutas, ya que permite corregir malos hábitos posturales. La tabla curva favorece una posición erguida de la espalda, así como las piernas rectas, potenciando la posición adecuada durante el crecimiento de los niños.

Las tablas curvas Wobbel están indicadas para niños a partir de 3 años, una edad en la que la imaginación y la creatividad están en su máximo apogeo. Así, de la mano de la tabla de madera Wobbel, desatarán su lado más creativo y emocional.